Alimentamos crecimiento

Los expertos opinan

Jesús V. Díaz Cano

R&D Probisan

Microorganismos beneficiosos vs. patógenos

Los animales superiores han evolucionado desarrollando sistemas que les permiten enfrentarse a las infecciones con éxito: mecanismos pasivos (como la barrera de la piel, las secreciones, etc.) y mecanismos activos que aquí llamaremos genéricamente inmunidad. Desde el punto de vista evolutivo es un sistema exitoso, y es compartido por animales que se distanciaron genéticamente hace cientos de millones de años. Sin embargo, el conocimiento sobre cómo actúan y se regulan es muy reciente.

Los animales son prácticamente estériles durante su desarrollo fetal, y en el momento del nacimiento (o eclosión, en el caso de las aves) entran por primera vez en contacto con multitud de microorganismos y sustancias antigénicas. Los microorganismos que por ejemplo llegan al intestino son muy variados, pero unos se destruyen, otros lo atraviesan sin más y los que encuentran en alguno de sus tramos un hábitat adecuado permanecen y se multiplican. Leer más

Compartir

Ignacio Badiola

Investigador del IRTA-CReSA

El uso de antibióticos,
luces y sombras en sanidad animal

El intestino de los animales es un sistema complejo en el que, por un lado, se debe facilitar la entrada de los diferentes elementos necesarios para el mantenimiento de la homeostasis del animal y, por otro lado, se debe contener los factores agresivos que pueden comprometer la salud de los animales.

En el sistema digestivo se ha establecido una simbiosis transcendental entre el animal y gran diversidad de microorganismos, que participan tanto en el proceso de la digestión, como en el mantenimiento y maduración de diferentes estructuras del intestino; en especial la mucosa intestinal y el sistema inmunitario asociado a la mucosa intestinal. Además, algunos microorganismos son capaces de producir sustancias antibacterianas, especialmente ácidos grasos volátiles y bacteriocinas que, junto con la capacidad de competir por ciertos sustratos o la de interaccionar con diferentes moléculas de adsorción, minimizan el riesgo de colonización por agentes con potencial patógeno o reducen los efectos negativos de la infección. Leer más

Compartir

Luis Buzón

Médico adjunto enfermedades infecciosas - Hospital Universitario de Burgos

La fina línea entre el uso de antibióticos para la cría animal
y las infecciones en seres humanos

El uso de antibióticos para optimizar la cría de animales en explotaciones ganaderas fue una práctica establecida desde hace décadas, con el consiguiente uso masivo de antibacterianos pertenecientes a las familias de las tetraciclinas, quinolonas, aminoglicósidos y polimixinas (colistina). Lejos de ser fármacos alejados de la práctica médica habitual, dichos antibióticos son los que, junto a otros, utilizamos a diario para tratar a nuestros pacientes de infecciones tan habituales como neumonías, infecciones urinarias, infecciones de piel y partes blandas, infecciones de materiales protésicos, y virtualmente cualquier infección bacteriana en humanos, ya sean adquiridas en la comunidad, o bien adquiridas en relación con los cuidados sanitarios (infecciones nosocomiales). Si bien es cierto que, en el siglo XXI, las medidas legislativas han restringido en Europa el uso de antibióticos de forma estricta, en otras regiones del planeta el uso indiscriminado sigue siendo habitual, siendo esto especialmente preocupante en regiones del sudeste asiático. Leer más

Compartir

Enric Marco

Marco Vetgrup; SLP

Reducción de uso de antibióticos en producción porcina,
¿un problema o una oportunidad?

Hablar de antibióticos ya no es un tema exclusivo de profesionales dedicados a la salud humana o veterinaria. Aparecen en multitud de medios de comunicación: en la televisión, en la radio, en los periódicos, en medios digitales, etc.  Y recientemente, casi siempre, para advertirnos de las consecuencias que ha tenido y puede tener su uso indebido.

Concretamente, cuando se habla de ellos en el ámbito de la producción animal, a menudo, se presentan como instrumentos usados para conseguir mejores producciones, reducción de costes, etc. En definitiva, aditivos usados por los productores y sus técnicos para enriquecerse, a costa de poner en riesgo la salud humana.  Sin embargo, y una vez superado el rechazo visceral que algunos de estos reportajes producen, conviene recordar que para la producción animal los antibióticos son un instrumento indispensable, cuando se trata de combatir algunos de los procesos infecciosos que pueden poner en riesgo la salud de los animales, su bienestar y en algunos casos su vida.

Leer más

Compartir
< Testimonios anteriores

Solicita una auditoría de tu explotación

Ponte en contacto con nosotros y uno de nuestros expertos se pondrá en contacto contigo para realizar un análisis de tu explotación. ¡Solicita tu auditoría!

Solicita tu auditoría