Alimentamos crecimiento

Los expertos opinan

Lorenzo José Fraile Sauce

Profesor Agregado de la Universidad de Lleida

Nueva clasificación de antimicrobianos.
Una revisión

El problema de la resistencia a los antimicrobianos es un tema importante para cualquier persona involucrada tanto en sanidad humana como animal. El uso de antimicrobianos que se utilizan en animales puede acelerar la aparición y propagación de microorganismos resistentes y comprometer la eficacia de estas moléculas para tratar las infecciones tanto animales como humanas. Dado que la innovación en el desarrollo de nuevos antimicrobianos es limitada, es esencial que la eficacia de los existentes se mantenga durante el mayor tiempo posible. Para preservar su eficacia es fundamental hacer un uso prudente de los mismos. Es por ello crítico que se tengan en cuenta y desarrollen las directrices sobre el uso prudente de antimicrobianos en medicina veterinaria. En la legislación europea estas directrices no son nuevas y ya aparecieron publicadas en el año 2015 en la directiva comunitaria 2015/C299/04. En esta directiva se especificaba claramente que los antimicrobianos no deben utilizarse con fines profilácticos, salvo en casos específicos en que se administren a un animal determinado o a un número limitado de animales cuando el riesgo de infección sea muy elevado o sus consecuencias puedan ser graves. Por otra parte, los medicamentos antimicrobianos deben utilizarse con fines metafilácticos solo cuando el riesgo de propagación de una infección o de una enfermedad infecciosa en un grupo de animales sea elevado y no se disponga de alternativas adecuadas. Esas restricciones deben permitir la disminución del uso profiláctico y metafiláctico en los animales, a fin de que representen una proporción menor del total del uso de antimicrobianos en los animales. Leer más

Compartir

Dra. Ana Belén Fernández Ros

Responsable del Departamento de Autovacunas Exopol S.L. Autovacunas y Diagnóstico Veterinario

Autovacunas para ganadería.
Cuándo, cómo y porqué

En los últimos tiempos, todos los que nos dedicamos directa o indirectamente a la producción animal andamos un poco locos y alarmados por las nuevas regulaciones en el uso de antibióticos. Como técnicos en salud animal seguiremos defendiendo su uso responsable pero, llegados a este punto, lo que no podemos negar es que debemos aprender a trabajar de otra manera, tanto en medicina veterinaria como en humana. La prescripción de antimicrobianos solo tras la obtención de un antibiograma es un requisito necesario que ya estamos cumpliendo, generalmente con buen criterio, pero no debemos quedarnos ahí. Es el momento de cambiar el chip.

El sector ganadero necesita herramientas que le ayuden a controlar los procesos infecciosos que inevitablemente se dan en la producción animal, sobre todo en la ganadería intensiva, de modo que nos vemos obligados a buscar alternativas a los antibióticos, pero no nos olvidemos de las que ya tenemos a nuestro alcance. Una de ellas es la vacunación, que a lo largo de la historia se ha demostrado como una de las medidas más eficaces para prevenir las enfermedades infecciosas. Eso sí, hablar de vacunas es hablar de prevención y de la necesidad de establecer un programa sanitario específico para una unidad productiva que deberemos aplicar de forma continuada para observar resultados a medio-largo plazo. Leer más

Compartir

Pablo Catalá Gregori

Director Gerente CECAV

Los fagos como alternativa a los antibióticos:
el enemigo de mi enemigo, es mi amigo

Introducción

La terapia antibiótica es necesaria para mejorar el bienestar animal y la salud del consumidor final. La aparición de resistencias antimicrobianas ha implicado la limitación del uso de antibióticos, tanto por una menor efectividad como por una mayor restricción legal. Cabe recordar que el uso de antibióticos no es la única causa de la aparición de las resistencias antimicrobianas, siendo el medio ambiente donde se encuentran las bacterias otro de los factores a tener en cuenta. Se han aislado gérmenes multirresistentes en animales silvestres, que no han tenido un contacto directo con los antibióticos. En este contexto, la búsqueda de alternativas para controlar las poblaciones bacterianas es uno de los retos a los que se enfrenta la producción animal y la medicina humana.

Una de las alternativas más prometedoras es la terapia fágica o fagoterapia. No es una alternativa nueva, pues se descubrió antes que la terapia antibiótica, pero ha permanecido olvidada por el mundo occidental, en parte gracias al éxito de los antibióticos. Leer más

Compartir

Pedro Peñalver

Lidervet

Los antibióticos:
el pasado en la cría de animales de abasto

Antecedentes

La industrialización que se originó al finalizar la II Guerra Mundial, con el abandono de las gentes de los campos y su concentración en la ciudad, hizo necesario el desarrollo de una crianza intensiva de animales en espacios reducidos. Esta circunstancia dio lugar a la aparición de nuevas enfermedades, que en esos principios se trataron de manera muy alegre mediante unas nuevas moléculas recién aparecidas que se denominaron antibióticos. Sus resultados espectaculares en humana llevaron a aplicarlo a la crianza intensiva de animales, cuando estos enfermaban.

Uso de antibióticos como mejoradores de la producción animal

La casualidad hizo ver que dosis subterapéuticas de antibióticos mejoraban los resultados de las producciones de animales: enfermaban menos y producían más. Esto mejoraba la eficiencia de la producción intensiva y aumentaba su rentabilidad, por consiguiente, ayudaba a satisfacer las nuevas necesidades de proteína animal para la población. Leer más

Compartir
< Testimonios anteriores

Solicita una auditoría de tu explotación

Ponte en contacto con nosotros y uno de nuestros expertos se pondrá en contacto contigo para realizar un análisis de tu explotación. ¡Solicita tu auditoría!

Solicita tu auditoría